13.7.16

Je n’ai pas eu d’enfants, parce que cela ne s’est pas fait. En ai-je souffert ? Non. Mais si j’avais eu une fille, ç’aurait été toi. Et, de toutes mes forces, je lance une supplique pour que ta vie soit à la hauteur de ce que tu promets.
Et puis c’est l’illumination.
Une vraie illumination : je vois ton beau visage grave et pur, tes lunettes à montures roses et cette manière que tu as de triturer le bas de ton gilet, de regarder droit dans les yeux et de caresser le chat comme s’il pouvait parler. Et je me mets à pleurer. À pleurer de joie à l’intérieur de moi. Que voient les badauds penchés sur mon corps brisé ? Je ne sais pas.
Mais au-dedans, un soleil.

M.B.

19.5.14

I wish I could turn these days to weeks...


Hoy la despedida se hizo un poco más dura de lo habitual, porque faltaba el efecto amortiguador del tren que divide todo en etapas. Normalmente van primero los abrazos, luego el camino a la estación, la primera parte del viaje, aeropuerto, espera. A la hora de dejar el suelo patrio ya lo único que quiere uno es llegar al otro lado.

Cuando los abrazos se trasladan a metros de la puerta giratoria que te lleva lejos, llega una (que es muy sentimental) al control de pasaportes todavía pañuelo en mano. Lo pasas, y cuando te subes al avión y te das cuenta de que eres la única que habla español, se te quitan las ganas de todo, y pones cara larga al pobre señor que se te sienta al lado, sin culpa de nada y deseoso de contarte sus hazañas jugando al golf (pero que no señor, lo siento pero no).

Déjeme que necesito pasarme estas tres horas navegando por las últimas dos semanas para poder fijar las sonrisas en mi mente. Déjeme que para mí es vital saborear las veces que puedo reirme del clásico “momento justo, lugar equivocado” del que normalmente hago gala. Porque de ahí van a salir el valor y las ganas para lo que viene ahora.

Why not?


(Title from The porch song by The Meemics)

26.6.13

Pues sí, hoy hace 4 años que Zeltia me mandó un mensaje diciendo lo de Michael Jackson. Un mensaje que yo leí en Madrid, porque hoy hace 4 años que me fui de casa. No fue la huida hacia adelante que tenía pensada, fue más bien una huida un poco a la desesperada, un poco forzada, lo que yo creía que sería simplemente una estación intermedia hacia quién sabía qué. Lo malo es que cuando no sabes a donde vas, es muy fácil perderse por el camino.

No sé por qué esta efeméride precisamente hoy, no el primer aniversario, no dos ni tres años, tampoco cinco: cuatro. Tuvo que ser hoy, cuando una compañera de trabajo me preguntó "How long have you been qualified?", que me di cuenta. Y no parece que hayan pasado especialmente rápido, han pasado tantas cosas que por fuerza tiene que haber sido mucho tiempo. Aunque sí que parece que fue ayer por la tarde cuando llegué a San Benito a refugiarme con vosotros, y también parece que fue anoche cuando me subí al socibus y mi madre me decía que no llorara. Pero no, todo eso pasó hace 4 años y un día. Y a esta hora ya tenía firmado mi primer contrato de trabajo, y tomaba mojitos para celebrarlo junto a un fin de exámenes. And so many things to unwrap.

4.4.13

Sounds quite good

 Tener tanto planeado que hoy, jueves, debería estar haciendo la maleta para el domingo, ya que entre trabajo, barbacoas y cenas de cumpleaños no me va a quedar hueco. Por supuesto necesito una última sesión de: adaptador del enchufe, bolsas transparentes, etc etc, que inevitablemente tendrá lugar el sábado a las 4 de la tarde.

A pesar de la pereza que me da el viaje en sí (el traslado físico, los siete husos horarios), una parte de mí está deseando subirse al avión, quitarse los zapatos, y dejar todas las conexiones del cerebro en tierra (o como mínimo en la mochila facturada) (sí, habeis leido bien, mochila). Mañana voy a currar como una china para que a las 18.00 en punto, hora Greenwich, mi cerebro se apague, de forma que lo único que se oiga dentro de mi cabeza sea ese silencio que sigue al hecho de apagar la campana extractora en la cocina. La paz. Que será plena cuando el avión despegue y no haya conexión alguna con la vida cotidiana. Los problemas se quedarán en tierra, a lo mejor pasan a saludarme en alguna de mis escalas, pero mientras esté allí arriba no podrán tocarme, ya que no podré hacer nada por ellos.

Luego, cuando llegue a mi destino final, el filtro aplicado hará que todo sea mejor, más bonito.
Posted by Picasa

7.12.12

In quelle mail che non abbiamo ancora scritto ci sono tutti i segreti dell'esistenza degli esseri umani...

 Y en todos los posts de mi cabeza, claro.
Hoy tenía tanto que hacer, y todo el tiempo del mundo, pero como siempre dieron las once y apenas di abasto.

La vida en la isla transcurre plácidamente, aunque el factor climático empieza a volverse un tanto insoportable. Observo que pocos se quedan transcurridos un par de años. ¿Qué será de mí entonces?
Mientras, me invento excusas para no pensar en la lluvia: aprendo palabras en una lengua nueva mientras bebo té de menta, hago fotos cuando sale el sol, cuento los días que faltan para verte, muy de vez en cuando escribo cuatro líneas.
Posted by Picasa

29.3.12

Ay, el bloc de notas


Esta noche he visto una película en versión original, no demasiado buena, tampoco demasiado mala. Tranquilla, que dirían por ahí. La película era de 2006 y transcurría en Nueva York. Es decir, después de todo aquello del World Trade Center, que fue en 2002, pensé. Vaya año, seguí pensando. Luego me di cuenta de que en realidad fue en 2001, pero ya mi línea capicua de pensamiento estaba instaurada. 2002.
2002 es de los pocos años que figuran entre mis recuerdos como año redondo propiamente dicho, y no dividido entre cursos académicos. En 2002 terminé el instituto y empecé la universidad. Fui por primera vez a Madrid, y por segunda, y tercera. Cogí 4 veces el Socibus, a cada vuelta más triste. Fui de camping. Hice el camino, por primera vez conocí un montón de gente de muchos sitios a la que pensaba que seguiría viendo después de algunos años. Me enamoré 2 veces. Fue la primera vez que me emborraché de verdad, la primera vez que vomité. Aborrecí el ron con cola, el ron con naranja y me pasé al vodka. Aprendí a jugar al Chinchón, a perder, más bien, y a pagar cafés sin rechistar un día tras otro. Me dieron el Diploma BI, saqué 33 puntos, y fue la última vez que tuve vacaciones en verano. Dejé el teatro.
La primera clase que me salté en la facultad fue de matemáticas, para ir a tomar un chupito azul con esa gente tan rara que eran los amigos de Mer. Debía ser jueves. Pero...ups. Eso ya fue en 2003.

[viernes, 18 de septiembre de 2008, 13:04]

4.3.12

After a few days feeling grey...

...en todos los sentidos posibles que se le puedan dar a la palabra, haré lo que hacemos las mujeres cuando necesitamos un cambio. Ya que cortarme el pelo no sirvió, haciendo un gran esfuerzo pasaré de mis habituales 5.4 y 5.5 a un arriesgado y radical 5.6: Red Berry (y aquí me dan ganas de poner un xD, pero como esto en teoría es un blog y no un comentario de facebook parece un poco fuera de lugar).

Será una de esas cosas que más que nada llevas por dentro, pero me vale de momento.

Souris la vie est bête...